Presentación
Artículos
Imágenes
Enlaces
Contactar
Blog
 
 
Esta página contiene información sobre el suministro de jarcia y lona para la armada española en el Siglo XVIII, fruto de una investigación para mi Tesis del Departamento de Historia Moderna de la Universidad de Barcelona.

Para navegar sólo tienes que "pinchar" en los enlaces de la izquierda, espero que te guste.

Saludos, Manuel Díaz
Sobre el autor:
Manuel Díaz Ordoñez es Doctor en Historia Moderna por la Universidad de Barcelona y Ganador del Premio "Virgen del Carmen" 2007. Discípulo de Carlos Martínez Shaw. Se ha especializado en Historia Económica Española del siglo XVIII. Sus temas principales de invetigación son: la industria naval militar del Dieciocho, las empresas catalanas que participaron en ella y el desarrollo histórico de la cordelería naval desde su inicio.
Desde hace algún tiempo comenzó a interesarme el siglo XVIII español, una época que se me antojaba como un "quiero y no puedo" que pervivía de una rancia tradición imperial. Para mí el concepto clave de la época sería la extenuación y la regeneración. Extenuación de un sistema que había llegado a sus límites, tanto morales como espirituales, sociales y económicos. Pero también, y sobre todo, se había llegado a los límites del esfuerzo humano de los habitantes del imperio español. Se necesitaba una regeneración, un verdadero cambio que de la mano de los reformistas de la nueva dinastía se irá moldeando en la España Ilustrada.

En este panorama la Marina de guerra, la Armada Real de la época, se convertirá en una eficaz herramienta de reforma. Con ella y en ella se depositan las esperanzas de transformar el comercio ultramarino en un verdadero circuito de enriquecimiento nacional. Por este motivo los ministros de la época, Patiño, Campillo o Ensenada, entre otros, diseñarán y ejecutarán políticas de reforma de la Marina para equipararla a la de Inglaterra, sin descuidar a su "aliada" la francesa. El suministro de jarcia y lona se convertía en un eje importantísimo, junto a la madera y los metales, para asegurar la construcción naval. Para asegurarlo se recurrirá al espionaje, al soborno, robo e incluso a la contratación de extranjeros. El fin sería asegurar una cantidad estable de productos que garantizaran las nuevas construcciones, el repuesto en alta mar y las reparaciones de los géneros dañados en combate o accidentes naturales.
 
© 2008 Manuel Díaz Ordóñez Armada Real